La fábrica de pan de Lorenzo El Sordillo

Relatos de la industria (I)

Familia de Lorenzo Díaz-Pintado "El Sordillo".

«En el mismo horno que hacían el pan quemaron los apuntes de las deudas de sus parroquianos».

Desde la escuela, tenía el apodo de Lorenzo El Sordillo. Se casó con Ramona y criaron a sus 11 hijos: primero vino Lorenzo, después las mayores: Isabel, Ramona y Antonia; poco después, Ramón y los mellizos Domingo y Rosario; Pedro, su hermana Isi y la más pequeña, Lean. Para ellos, el molino de harina y su horno de pan fueron su sustento.

La Guerra Civil se llevó a los chicos al frente. Quedaron las chicas para ayudar a hacer el pan a su padre. Él madrugaba, preparaba la levadura, y unas horas después, preparaban el pan, cada día. En el pueblo, las cartillas de racionamiento de los vecinos nunca fueron suficientes. Parte de esta carencia la paliaron en la panadería con “orillas” de pan para los niños que lloraban en la fila, y con muchos apuntes pendientes de pagar.

Un día, uno de sus vecinos lo puso en aviso. Pocas horas después, Lorenzo fue detenido. Cuenta su nieta, que contaba su madre, Antonia, que al día siguiente, los vecinos hicieron posible que su padre volviese a casa. Al llegar, tomó el cajón lleno de débitos de pan de sus parroquianos y lo llevó al horno.

Socuéllamos (Ciudad Real)


«La fábrica de pan de Lorenzo El Sordillo». Memorias de la Industria. © Eiffel Lab. 2015. Foto: Hijos de Lorenzo y Ramona. Fuente: Archivo particular de la familia.

 

Hay 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *