Cuando la caldera aún estaba caliente

Cuando terminó la escuela, mi padre, Gabriel Rodríguez, empezó a trabajar para la Compañía. Era el año 1948, tenía 14 años y cobraba 5 pts. al mes. Cada día, después de la jornada de trabajo de la locomotora a vapor “Corrales”, mi padre debía limpiar concienzudamente la máquina. Esta tarea exigía desprender, desde el interior, los […]

Seguir leyendo

La estación de tren de Sevilla en Huelva

Mi padre fue jefe de la estación de tren de Sevilla en Huelva. Vivíamos en la propia estación. Nuestra vivienda estaba situada en la primera planta del cuerpo de la derecha respecto de la puerta central. La ventana lateral, que aún hoy se asoma a la cubierta de la estación, era la cocina. No recuerdo bien dónde […]

Seguir leyendo